ENTRETENIMIENTO, GAMING, TECNOLOGíA

Amy Hennig, la pionera creadora de Uncharted, y su lucha por el papel de la mujer en los videojuegos

Amy Hennig, la pionera creadora de Uncharted, y su lucha por el papel de la mujer en los videojuegos

Por Pedro García Campos | 30-10-2018

Amy Hennig

Amy Hennig

Directora y guionista de Uncharted

Un artículo publicado por el diario The Guardian en marzo de 2017 alertaba de un problema que, no por conocido, deja de ser alarmante: la falta de diversidad en una industria, la de los videojuegos, que pretenden liderar el entretenimiento global. Citando diversos estudios, afirmaba “si vives en occidente y trabajas en videojuegos, lo más probable es que seas un hombre blanco, heterosexual y de clase media”. La afirmación se sustenta en que solo hay un 14% de mujeres y un 4% de personas de raza distinta a la blanca. Una mirada ciertamente estrecha para una actividad que generó, atendiendo a los datos publicados por SuperData, un volumen de negocio de más de 100.000 millones de dólares y que tiende al mainstream. Pero, si se quiere llegar a todos los públicos, obviamente todo el mundo tiene que sentirse representando en los argumentos, los estilos y la estética de los juegos. Un objetivo complicado cuando quienes toman las decisiones y diseñan los títulos son un corte tan específico de la población. A pesar de la contundencia de los datos, sin embargo, The Guardian concluía que el problema “podía ser solventado”.

Hay quien lleva intentando resolverlo desde hace muchos años. Incluso desde antes de que fuera evidente que existía un problema. Una de ellas es Amy Hennig, una de las diseñadoras de videojuegos más admirada y prestigiosa del mundo, creadora de una saga que acumula millones de admiradores, Uncharted. Hennig cree que hay misoginia en el entorno de los videojuegos porque hay misoginia en el mundo en general. No se puede pretender que sea una isla, pero ella, que comenzó a trabajar en la industria hace tres décadas, asegura que “claro que hubo hombres que intentaron decirme cómo eran las cosas o fueron prejuiciosos conmigo, pero yo siempre estuve tan centrada en mis objetivos, que terminaba viéndoles por el espejo retrovisor”.

Hennig comenzó diseñando videojuegos para la consola Atari 7800 y ha trabajado como artista, animadora, guionista y directora. Ella misma es consciente de la relevancia de su papel en la industria, aunque reconoce que en los inicios no era consciente de la importancia de sus logros: “cuando estás trabajando en algo no piensas que eres una pionera, pero terminé dándome cuenta de que mis habilidades, así como mi formación como guionista y cineasta, ayudaron a abrir camino a los videojuegos como una forma de narrativa y un medio cinemático”. Y es que la influencia de su trabajo en el estudio Naughty Dog, y en especial en Uncharted (títulos por los que ha recibido innumerables premios), puede rastrearse en muchísimos juegos posteriores. Aunque en una entrevista durante el pasado Gamelab aseguró que no tiene claro cómo puede solucionarse el problema de la falta de diversidad de la industria (“al igual que tampoco sé cómo hacer que la gente sea más amable en Twitter”, bromeó), Amy Hennig tiene un consejo para todas las jóvenes que ahora mismo están pensando en dedicarse al mundo de los videojuegos: “No te cuestiones a ti misma, confía en tus instintos”.

Edición: Pedro García Campos | Marius Cirja
Texto: José L. Álvarez Cedena