EL PULSÓMETRO

Así entrena en confinamiento un equipo profesional de fútbol

Así entrena en confinamiento un equipo profesional de fútbol

Por Maldo y Pedro García | 14-04-2020

Maldo

Maldo

Reportero de "El Pulsómetro"

El 7 de marzo Manu Fuster marcó en Montilivi, campo del Girona, el último gol del Albacete esta temporada. El partido terminó en empate, un punto muy valioso para los albaceteños. Pero aquello ahora se antoja muy lejano, porque desde entonces han pasado muchas cosas y casi ninguna relacionada con el fútbol. El 12 de marzo se suspendió la competición en Primera y Segunda División (donde participa el Alba) y desde entonces los futbolistas permanecen confinados en casa como el resto de la población. Para ellos, obvio, no existe el teletrabajo (aunque haya varios que han demostrado su habilidad en partidos virtuales con videojuegos seguidos por miles de personas en streaming) y no está claro todavía que la temporada pueda finalizarse. Hemos visto en estas semanas cómo algunas de las estrellas más rutilantes del fútbol internacional compartían en redes sociales sus sesiones de preparación: así, Leo Messi o Sergio Ramos (dos de los más activos) han podido presumir de los gimnasios que tienen en casa. No todos los futbolistas profesionales disponen de esos recursos, pero aun así están obligados a mantenerse en forma durante estas semanas de confinamiento en casa. La forma de hacerlo es variada, pero la mayoría cuentan con la ayuda de los preparadores físicos de sus equipos, como es el caso del Albacete.

Alberto Piernas, preparador del Albacete, explica que ellos utilizan “una aplicación de videollamada para hacer entrenamientos grupales”. Esta idea les permite, además de ejercitarse cada uno en su domicilio, mantener el espíritu de grupo porque, además de movilizar los músculos, como no podía ser de otra forma se movilizan también las bromas, los chascarrillos y los chistes. Entrenar juntos es mucho más divertido y fácil que hacerlo en solitario. La necesidad de mantenerse activos y preparados para volver a los partidos cuando sea preciso choca, a veces, con una realidad tozuda y repleta de incertidumbres porque nadie sabe cuándo será el regreso ni el ritmo de competición que tendrán entonces. “Aquí el que manda es el virus” dice con prudencia Lucas Alcaraz, entrenador del equipo.

Para comprobar en primera persona cómo son estos entrenamientos profesionales, Maldo ha decidido participar en una de las sesiones del Albacete. Y, por si esto no fuera suficiente, al terminar se ha atrevido a retar a Manu Fuster, el último goleador del equipo, a una competición de habilidad con el balón. ¿Te atreves a apostar quién ha ganado?

Entrevista: Maldo y Pedro García
Edición: Juanja Torres
Texto: José L. Álvarez Cedena