COMUNICACIóN, DEPORTE, TECNOLOGíA, TELEVISIóN

Así se ven los partidos desde los ojos de Ronaldo o Messi

Así se ven los partidos desde los ojos de Ronaldo o Messi

Por Azahara Mígel | 05-04-2018

Joris Evers

Joris Evers

Director de Comunicación Global de LaLiga

Para justificar sus decisiones -cuando salen mal, porque cuando salen bien las acciones se justifican por sí solas- los entrenadores de las selección española de fútbol han utilizado con recurrencia el ya manido “cada español es un seleccionador”. Una frase que, analizada con frialdad, es una boutade similar a decir que dentro de cada español hay un arquitecto, un cocinero o un administrador de fincas. Es decir, que de alguna forma se tiene que tratar de explicar la decisión de no poner en el campo siempre, en todos los partidos y bajo cualquier circunstancia a Karim Benzema (sí, cada periodista, incluso los que no escriben habitualmente de deportes, también es un entrenador de fútbol).

Lo de echar por tierra el trabajo de Valverde, Zidane o Simeone es una larga tradición futbolera que anima debates en bares y oficinas. Juzgar el trabajo de los entrenadores -que, para algunos, se limitan a decir los nombres de los que juegan como los niños colocan los cromos en los álbumes- es fácil si lo comparamos con las habilidades que los futbolistas demuestran sobre el campo. Siempre será más sencillo argumentar que Saúl Ñíguez es la mejor opción que tiene el Atlético para que su centro del campo sea creativo, que meter un pase al hueco con el exterior del pie por encima de los defensas como hace Luka Modric. Lo primero lo puede hacer cualquiera; lo segundo solo está al alcance de un puñado de privilegiados. Porque no basta con tener precisión en el golpeo de la pelota… también hay que pensar rápido y ver la jugada para ejecutarla. Ahora gracias a la tecnología esa parte al menos, la de ver las cosas como si estuviéramos conectados con los ojos del jugador, es posible para todos. La alianza entre Intel y LaLiga para ofrecer retransmisiones de partidos cada vez más complejas y espectaculares han desembocado en el sistema True View “que tiene 38 cámaras repartidas por todo el estadio que recogen la señal y la renderizan sobre unos ordenadores simultáneamente. Es lo que se llama volumetric video”, explica Melchor Soler, director audiovisual de LaLiga; una profusión de cámaras 5K que permiten congelar las jugadas y observarlas en 360 grados. Con este tipo de retransmisiones el objetivo es convertir cada partido en un espectáculo audiovisual que trascienda incluso lo deportivo. La idea, asegura Joris Evers, director de Comunicación Global de LaLiga, es superar los más de 2.000 millones de seguidores de la temporada pasada: “Nuestro reto es que las personas que estén en casa se sientan lo más cerca posible de la acción”.

Para ello, nada mejor que ponerse en la piel de Messi o Ronaldo con Be the player, una “cámara virtual puesta en los ojos del jugador antes de que haga el chut definitivo o el pase, para tener la impresión de ver lo que ven ellos antes de hacer la jugada” explica Soler. Y, esto no lo dice, pero terminará pasando… permitirá asegurar a cualquier tuercebotas al día siguiente: “ese gol, lo meto hasta yo”. Pura magia. Porque el fútbol también es eso: opinar gratuitamente. Por si acaso, para unos y otros (futbolistas y aficionados), siempre aplica la frase que Bill Shankly, mítico entrenador del Liverpool, le dijo a uno de sus delanteros: “Si estás en el área y no estás seguro de qué hacer con el balón, mételo en la portería y después discutiremos las opciones”.

Edición: Azahara Mígel | Cristina del Moral
Texto: José L. Álvarez Cedena