SOFTWARE, TECNOLOGíA, TRANSPORTE

El coche autónomo que lo ve todo

El coche autónomo que lo ve todo

Por Zuberoa Marcos | Pedro García Campos | 21-01-2018

Austin Rusell

Austin Rusell

CEO y fundador de Luminar

A los dos años la mayoría de niños están aprendiendo a controlar sus esfínteres para poder ir sin pañal. Con esa edad Austin Russel había memorizado la tabla periódica. Una habilidad extraña y que da idea del tipo de capacidades con las que cuenta este emprendedor que en la actualidad, con 22, está pensando en revolucionar el mundo de la conducción autónoma gracias a un dispositivo de su invención. Antes había convertido el mando de una Nintendo en un teléfono móvil mientras estaba en la escuela primaria, diseñado un teclado holográfico para el ordenador en secundaria, y pasado brevemente por la universidad de Stanford (abandonó sus estudios en 2012 cuando Peter Thiel, fundador de PayPal, le otorgó una de sus becas y le animó a fundar propia empresa: Luminar Technologies).

Russel ha decidido poner su talento al servicio de uno de los logros tecnológicos al que más rentabilidad se le augura en un futuro cercano: el de los coches sin conductor. Aunque él prefiere enfocar sus esfuerzos desde un punto de vista menos pecuniario: “hay una gran necesidad de convertir los vehículos autónomos en una realidad y salvar los millones de vidas que perdemos cada año en las carreteras”. En 2017 las cifras de muertos en accidentes automovilístico superaron por mucho el millón de personas, 1.200 en nuestro país según datos de la DGT. El coche autónomo puede ser el gran aliado para detener esta sangría, pero para ello deben despejarse todas las dudas relativas a su seguridad. Las noticias que llegan de accidentes de algunos de estos vehículos no ayudan a que la gente aumente su confianza en unos sistemas que llegarán a las carreteras de forma definitiva más pronto que tarde. Paradójicamente, la mayoría de estos accidentes se han producido por culpa de los humanos, no de los coches sin conductor y es que, como señalaba un artículo de Bloomberg el pasado año, no estamos acostumbrados a que se respeten de forma escrupulosa las normas de tráfico y eso genera conflictos. “No conducen como personas, conducen como robots -declaraba Mike Ramsey, analista de nuevas tecnologías en el artículo-. Son raros, y por eso se chocan con ellos”.

La solución, además de conseguir que los coches se comporten de una forma más similar a como lo hacen los conductores humanos, es conseguir sistema de detección de obstáculos y movimientos cada vez más precisos. Aquí es donde entra en juego Luminar Technologies, la compañía fundada por Russel. Luminar está especializada en dispositivos LIDAR, un sistema similar a los radares pero que usa láseres en lugar de ondas de radio para construir una imagen tridimensional del paisaje que rodea a un objeto. Este tipo de dispositivos ya venían usando en distintos campos, desde el aeroespacial a la arqueología, pero pueden encontrar su verdadera mina de oro en los vehículos autónomos. Luminar, que ya está trabajando con algunos de los principales fabricantes de coches, asegura que su sistema LIDAR es el más avanzado del mercado, y que los vehículos que lo incorporen serán capaces de “ver” absolutamente todo lo que les rodea (incluso los objetos oscuros), a gran distancia y en todo momento. Aun así, Russel cree que todavía quedan algunos hitos antes de que veamos circular coches autónomos: “hay muchas compañías que apuntan al 2021 o 2022 para que haya muy buenas condiciones de autonomía. Francamente creo que esos objetivos son ambiciosos, pero si usan nuestra tecnología podrán alcanzarse”.

Edición: Pedro García Campos | Cristina del Moral
Texto: José L. Álvarez Cedena