DEPORTE, TECNOLOGíA

Drones gigantes para hacer las carreras más espectaculares

Drones gigantes para hacer las carreras más espectaculares

Por Pedro García Campos | Azahara Mígel | 23-10-2018

Chris Ballard

Chris Ballard

Director de carrera de Freespace Drone

Las carreras de drones no son para viejos. Eso dice, al menos, Chris Ballard: “La gente que disfruta esto son los millennials, incluso la Generación X. Gente que ha crecido jugando videojuegos en sus ordenadores, que pueden identificar un deporte como algo que sucede al mismo tiempo en un ordenador y en la vida real”. Ballard, que en la actualidad des director de carrera de Freespace Drone Racing, sabe de lo que habla, puesto que es un pionero en esta joven industria. Fue quien escribió el primer conjunto de reglas para una carrera de vehículos voladores no tripulados y ha organizado competiciones por medio mundo, además de haber trabajado en distintas empresas de fabricación y comercialización de drones. Y puesto que sabe de lo que habla, hay que prestar atención cuando asegura que el futuro de estas competiciones puede estar en las carreras de drones gigantes por varios motivos: en primer lugar permiten competiciones más espectaculares porque se trata de máquinas más veloces, pero además hay más espacio para colocar marcas de patrocinadores en las carrocerías. Ambas características garantizan algo esencial si se desea que cualquier deporte o espectáculo triunfe: más dinero y más espectadores.

Ballard forma parte del equipo de Freespace Drone Racing, compañía dedicada al mercado de los drones desde varias facetas, desde el diseño de antenas o circuitos integrados al procesamiento de señales o de sistemas RF. “Las carreras de drones han desarrollado su propia cultura a lo largo del tiempo -dice Ballard-. En los primeros días era una cultura de élites, tenías que estudiar mucho para construir tu propio dron, no había instrucciones en ningún sitio. Era todo muy difícil. En los últimos cuatro, cinco o seis años, los drones se han ido haciendo más y más accesibles, tanto comercialmente como para la gente que quiere competir”. Desde la empresa aseguran que las carreras de drones, serán uno de los deportes de mayor éxito y más rápido crecimiento en el siglo XXI puesto que combina elementos de realidad virtual, realidad aumentada y carreras reales en vivo. Y la apuesta de Freespace Drone Racing para este salto de popularidad son los drones gigantes como el prototipo FS1 que ellos mismos han diseñado y construido. Se trata de una máquina casi diez veces mayor que los habituales drones de carreras, capaz de acelerar desde los 0 hasta los 160 kilómetros por hora en solo 4 segundos.

Estos vehículos garantizan el espectáculo, pero no será solo por eso por lo que los drones se instalen en el futuro. Ballard cree que su aportación, al igual que sucede con la Fórmula Uno, será mucho mayor: “tendremos aplicaciones comerciales, cambios en la aviación civil, todas estas cosas serán nuevas. Y me gusta pensar que algún día esta tecnología será el nuevo coche, será lo que tendrás en tu garaje”. Porque, si hablamos de futuro, antes o después, hay que regresar sobre el viejo sueño de los coches voladores. Y, quién sabe, tal vez la respuesta esté en estos drones gigantes…

Edición: Pedro García Campos | Azahara Mígel | Cristina López
Texto: José L. Álvarez Cedena