APASIONADOS, TECNOLOGíA

El ex soldado británico que puede volar

El ex soldado británico que puede volar

Por Joel Dalmau | Azahara Mígel | 06-10-2019

Joel Dalmau

Joel Dalmau

Reportero El Futuro es Apasionante

El 28 de julio de 1984, más de 2.500 millones de personas vieron la llegada del futuro por la televisión. Tan esperado acontecimiento tuvo lugar en el Coliseo de Los Ángeles, durante la ceremonia inaugural de unos Juegos Olímpicos marcados por el boicot de la Unión Soviética y el brillo de uno de los más grandes atletas de todos los tiempos: Carl Lewis. Pero volvamos a lo del futuro… aquel día, un hombre llamado Bill Suitor sobrevoló el estadio con una mochila autopropulsada como las que solo se habían visto antes en los cómics o en el cine. Era el broche perfecto para una ceremonia al más puro estilo de Hollywood y con el exceso de la era Reagan como sello. Lo que no muchos saben es que aquella idea, como muchas otras grandes ideas, fue el plan B para solventar un problema de última hora. Porque quien debía sobrevolar el estadio no era un ser humano, sino una imponente águila que había sido intensamente entrenada durante un año para ello. Pero el pobre animal tuvo la mala idea de morir cuatro días antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos. Así que aquel 28 de julio Bill Suitor se puso un mono multicolor y se colgó aquella mochila que había sido diseñada para que fuera utilizada por el ejército de Estados Unidos. Su vuelo forma parte de la historia de las olimpiadas y de la memoria de muchas generaciones que, viéndolo, imaginaron un futuro repleto de gente volando por las calles de las ciudades.

Este sueño de multitudes voladoras fue seguramente el que animó a Michael Browning a pasarse toda su vida ideando los más fabulosos aparatos para alzar el vuelo. Aunque ha sido su hijo, Richard, quien, tomando el relevo, ha conseguido construir un traje volador que recuerda al que Anthony Stark viste para convertirse en Iron Man. Richard Browning es el fundador de Gravity, una compañía con la que ha desarrollado, construido y patentado un sistema personal para volar. Durante los últimos dos años, la compañía ha llevado su traje a más de 60 eventos en 20 países diferentes, demostrando que es una tecnología viable. Así que es posible que el futuro se haya hecho esperar un poco más de lo que se aventuraba en los ochenta pero, quizá, ya esté llegando…

Entrevista y edición:  Joel Dalmau | Azahara Mígel | David Giraldo
Texto: José L. Álvarez Cedena