PLANETA, TECNOLOGíA

El primer barco completamente eléctrico y solar

El primer barco completamente eléctrico y solar

Por Azahara Mígel | 05-08-2018

Enrique Arriola

Enrique Arriola

CEO de Metaltec Naval

Según datos publicados por la Organización Marítima Internacional (IMO), el 90% del comercio mundial depende del transporte de mercancías a través de barcos. Coches, ganado o adornos de Navidad (un dato curioso: prácticamente el 70% de los productos decorativos navideños proviene de China y llegan en contenedores a los puertos) viajan a través del mar en los 50.000 buques de mercancías que operan en el planeta. Cada año el transporte marítimo crece y la tendencia parece que continuará al menos durante el próximo lustro. Pero esta actividad que garantiza un buen número de puestos de trabajo de forma directa e indirecta es también una de las principales causas de contaminación ambiental del mundo, con el agravante de que rara vez se pone el foco sobre ella. Tanto es así que ni el protocolo de Kioto ni el más reciente acuerdo sobre el clima COP21 mencionan el transporte marítimo, aunque según estimaciones de la ONG Transport and Enviroment, los 20 buques más grandes del mundo vierten más azufre en la atmósfera que todo el transporte por carretera del mundo; además, también son responsables según datos de la propia IMO de la producción de 800 millones de toneladas de CO2 anuales, lo que representa el 2% del total mundial.

Para Enrique Arriola, CEO del astillero tecnológico cántabro Metaltec Naval, el principal problema es que “no es fácil conjugar viabilidad y sostenibilidad. En el ámbito terrestre sucede lo mismo”. Ellos, sin embargo, sí que se encuentran plenamente comprometidos para conseguir que el transporte de mercancías y pasajeros en barcos no sea dañiño para el medio ambiente. Buena prueba de ello es el Ecocat, el primer catamarán de pasajeros electrosolar de Europa, que permite transportar hasta 120 personas sin usar ningún tipo de combustible fósil. Los 120 paneles solares que incorpora la embarcación le permiten navegar hasta ocho horas sin necesidad de recargas, gracias a un sistema de alas desplegables y retráctiles que aumentan su capacidad de captación de energía solar mientras está en movimiento. El catamarán está, además, fabricado en aluminio, un material ligero, resistente, no combustible y 100% reciclable, por lo que el compromiso medioambiental de Metaltec parte desde la misma concepción del proyecto.

Aunque el transporte marítimo no tiene fácil situarse en la senda de la responsabilidad total para favorecer modelos menos contaminantes (de hecho, un reciente estudio de la universidad de Manchester señalaba que los combustibles alternativos eran todavía una quimera), los últimos acuerdos impulsados por la IMO señalan el inicio de una mayor comprensión por parte de las grandes navieras. En este sentido, Arriola es optimista: “en el ámbito marítimo vamos a ser elétricos dentro de diez años en una gran medida. Vamos a ver barcos autónomos y eléctricos para transportar personas y mercancías”. Ojalá esté en lo ciertio y en poco tiempo, además de hablar de “blanca navidad” como en el villancico, también podemos ver una “limpia navidad”…

Edición:  Azahara Mígel, Cristina del Moral
Texto: José L. Álvarez Cedena