APASIONADOS, CREATIVIDAD, TECNOLOGíA

Hardtxi, el tipo capaz de convertir tu ordenador en un lanzallamas

Hardtxi, el tipo capaz de convertir tu ordenador en un lanzallamas

Por Joel Dalmau | Noelia Núñez | 29-09-2019

Joel Dalmau

Joel Dalmau

Reportero El Futuro es Apasionante

No existen fuentes oficiales que puedan documentar quién fue el primero al que se le ocurrió agujerear la gris y funcional carcasa de un PC y añadirle luces y colores para convertirla en algo mucho más original y divertido. Si nos fiamos de la Wikipedia, uno los primeros mods fue el conocido como Macquarium, consistente en incrustar en el monitor de un viejo Apple Macintosh un acuario real. Aunque la idea no es suya, el término y las primeras instrucciones para llevar a cabo este mod provienen del periodista del Chicago Sun-Times Andy Inhatko, quien asegura que durante muchos años continuó recibiendo mensajes pidiéndole instrucciones para hacerlo. Pero en realidad el modding proviene de algo mucho más interesante que el simple ánimo decorativo que puede animar a alguien a colocar peces y plantas dentro de un monitor. Es más que probable que los primeros mods fueran hechos por necesidad para favorecer la refrigeración de los equipos cuyos componentes eran modificados para mejorar su rendimiento (haciendo que los procesadores fueran más rápidos, por ejemplo). Y es que, lo que muchos ven como una actividad de frikis, es una afición bastante más compleja que se mueve en un terreno híbrido entre la ingeniería, la computación y el diseño. Porque para ser un buen modder no solo hay que tener buena mano con las herramientas (algunas de ellas de precisión), también hay que conocer perfectamente las partes de un ordenador, dominar su funcionamiento y tener la imaginación suficiente para convertir una aburrida caja metálica en un despliegue de formas y colores.

En España, como ocurre en el resto del mundo, el modding se ha desarrollado sobre todo gracias a las denominadas lan parties, grandes concentraciones de aficionados a los ordenadores en las que se comparten conocimientos y contenidos. Y es que una de las grandes características del modding es, precisamente, su espíritu colaborativo: una forma de entender el conocimiento propia del “do it yourself” e Internet. Es en estas concentraciones donde algunos dan sus primeros pasos, donde se pueden admirar los trabajos más sofisticados y también donde se realizan las competiciones más importantes. El español Aitor Larrañaga, Hardtxi, ha ganado más de una de estas competiciones, hasta hacerse con un nombre dentro del panorama internacional. En octubre de 2018 se hizo con el título de campeón del mundo con un trabajo en el que había modificado la torre de un equipo hasta convertirla en un submarino con un brazo robótico. Joel Dalmau ha viajado hasta Ordizia en Guipúzcoa para visitar a Hardtxi, que se define a sí mismo como Batman (modder de noche, pintor de día), y mostrarnos algunos de sus mejores trabajos.

Edición:  Noelia Núñez | Ainara Nieves
Texto: José L. Álvarez Cedena