CREATIVIDAD, ENTRETENIMIENTO, MúSICA, TECNOLOGíA

Imogen Heap, la artista que compone la banda sonora de los millennials

Imogen Heap, la artista que compone la banda sonora de los millennials

Por Azahara Mígel | 29-01-2019

Imogen Heap

Imogen Heap

Artista

Los focos, los grandes titulares y sin duda los millones de fans (con los suculentos ingresos que por supuesto representan) se los llevan las estrellas del pop más reconocidas. Mientras, Imogen Heap, a pesar de que Paper Magazine la calificó en un artículo como la “artista musical más influyente del siglo”, podría pasear tranquila por muchas ciudades del mundo sin que nadie se le acercara a pedirle una foto. Y eso que en el mismo texto, el periodista aseguraba que ella “era el pegamento que conectaba Ariana Grande, Taylor Swift, Harry Potter, Garden State y The Orange County” o, dicho de otra forma, sus canciones representaban una buena parte de la banda sonora de los millennials.

Heap no es ni mucho menos una desconocida. Cantante, multinstrumentista, compositora, productora e ingeniera de sonido, la británica tiene más de dos décadas de carrera a sus espaldas, en las que ha compuesto temas para algunas de las grandes del pop, ha grabado en solitario o con diversas bandas, ha participado en varios de los festivales de música más importantes del mundo, ha girado por todo el planeta y ha ganados dos Grammys. Pero si hay algo que caracterice a Heap es su pasión por la innovación: “la música y la tecnología representan un hermoso matrimonio en mi vida”, asegura. Tan hermoso posiblemente como los sueños que su tema Happy Song ayudan a conciliar a los bebés, puesto que se trata, según un estudio impulsado por la universidad de Londres, de la canción perfecta para dormir a los más pequeños.

Aupada a la vanguardia de la creación y la producción desde que comenzó a cantar y tocar en un grupo de pop experimental a mediados de los 90, Heap se encuentra en la actualidad embarcada en un ambicioso proyecto llamado Mycelia. Se trata de una plataforma en la que, además de otros proyectos, se establece lo que Heap llama “pasaporte creativo”, una herramienta sustentada en la tecnología blockchain que permite comercializar y distribuir la música para que los artistas sean los verdaderos beneficiados. Si hasta ahora los creadores han estado obligados a jugar con las reglas de una industria opaca en la que su talento era comercializado sin tenerles en cuenta, Heap cree que a través de la tecnología esta práctica puede revertirse procurando un reparto más justo y transparente.

Si el ecosistema de Mycelia puede considerarse el lugar perfecto para que una canción vuele y se expanda lejos de su creador, los guantes hápticos mi.mu gloves, otra de las ideas de Imogen Heap, son la herramienta soñada por quienes quieren hacer de la creación musical una experiencia total. Con ellos es posible generar música, mover las voces y, en definitiva, manipular el sonido como si lo estuvieras realmente tocando. Una auténtica revolución a la que, según la británica, llegó “no buscando el control, sino la libertad”.

Edición: Azahara Mígel | Ainara Nieves
Texto: José L. Álvarez Cedena