ASTRONOMíA, TECNOLOGíA

La alucinante realidad virtual que nos permite pasear por Marte

La alucinante realidad virtual que nos permite pasear por Marte

Por Zuberoa Marcos | 31-08-2016

Alexander Menzies

Alexander Menzies

Desarrollador líder realidad virtual en NASA

Hay un hombre en este planeta que conoce Marte como el salón de su casa. Podría, de un solo vistazo, saber si alguien ha cambiado alguna cosa de sitio. Claro que eso resultaría bastante extraño puesto que nadie -excepto en la imaginación de escritores y cineastas- ha visitado Marte. Ese hombre es Alexander Menzies y la razón por la que conoce tan bien la superficie marciana es porque se ha pasado miles de horas observándola. Menzies es desarrollador jefe de Realidad Virtual en la NASA y uno de los máximos responsables de Destination: Mars, una exposición interactiva instalada en el Centro Espacial Kennedy, que permite a los visitantes tener la sensación de pasear por el Planeta Rojo gracias a las HoloLens de Microsoft. Una experiencia que cuenta, además, con un anfitrión de probada experiencia: Buzz Aldrin, uno de los astronautas que pisó la Luna en el histórico vuelo del Apollo XI, ejerce de guía virtual en la visita a Marte. Desde la NASA aseguran que estarán en condiciones de enviar una misión tripulada a este planeta en el año 2030 y Menzies piensa que, igual que todo el mundo se detuvo la noche del 20 de julio de 1969 para escuchar por radio y televisión la frase de Neil Armstrong (“este es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”), dentro de 14 años podría ocurrir algo similar. No sabemos todavía qué dirá la primera persona que ponga un pie en Marte, pero sí que será posible acompañarle como si fuéramos miembros de la expedición.

Para elaborar esta recreación de Marte con realidad virtual y aumentada, Menzies ha contado con los datos proporcionados a lo largo de años de investigación por los científicos de la Agencia Espacial Americana y las miles de imágenes recogidas por los distintos satélites, sondas y vehículos enviados allí. La visita turística es, sin embargo, sólo una parte del proyecto. Uno de sus principales objetivos, desarrollado a través de un software llamado OnSight, es permitir que científicos de todo el mundo se unan al estudio de Marte desde cualquier punto. Gracias a la realidad virtual, los geólogos pueden estudiar el suelo del planeta casi como si estuvieran sobre el terreno e interactuar entre ellos para intercambiar impresiones acerca de lo que están observando. OnSight utiliza hologramas y los datos enviados por el rover que se encuentra en Marte y los combina para ofrecer una visión híbrida de ambos datos generada por el ordenador, proporcionando a los científicos lo que Menzies llama “superpoderes geológicos”.

Aunque la conquista de Marte está cada vez más cerca, es imposible eludir la evidencia de que nos separa una distancia enorme (entre 55 y 400 millones de kilómetros dependiendo de las órbitas de ambos planetas), por lo que un vuelo tripulado es una empresa muy costosa y no exenta de riesgos. Menzies cree que la realidad virtual servirá también para el entrenamiento de los primeros astronautas, ya que podrán conocer el terreno antes de una misión que se antoja complicada. A pesar de los sueños colonizadores de muchos escritores de ciencia ficción, lo cierto es que serán muy pocos los que puedan llegar allí físicamente: “no todo el mundo podrá soportar las implicaciones de este viaje”, dice Menzies “pero con una herramienta como OnSight te puedes levantar por la mañana, tomar un café, estar unos minutos en Marte para ver las últimas localizaciones que ha explorado el rover, y luego pasar un rato con tus hijos e irte a trabajar”. Será algo así como la conquista espacial para dummies. Suena divertido y mucho menos peligroso.

Edición: Maruxa Ruiz del Árbol / George Cirja
Texto: José L. Álvarez Cedena