Jorge Bueno

La tecnología española que le chiva a las tiendas cómo compramos


Cuando hablamos de big data, uno de los términos más utilizados en el mundo de la tecnología y el marketing, solemos imaginar grandes corporaciones acumulando en servidores remotos nuestros datos personales. O, también, complejos sistemas con sofisticados algoritmos para predecir comportamientos climáticos o la movilidad en urbes superpobladas. En cualquier caso, temas que se nos antojan alejados de nuestra vida cotidiana, por más que tengan una gran influencia en ella y que no salgamos de casa sin llevar en el bolsillo el más grande generador de datos que se conoce: nuestro smartphone. Sin embargo la recogida, análisis y tratamiento de información puede ser una eficaz herramienta aplicada a situaciones tan prosaicas como, por ejemplo, hacer la compra.

Esa reflexión -la posibilidad de que los datos tengan importancia en el día a día- es lo que llevó a Jorge Bueno, Alex Martín y Marco Doncel, tres jóvenes madrileños, a fundar Proximus, un nombre en latín que hace referencia a los comercios de proximidad. Su tecnología permite a supermercados hacer un seguimiento exhaustivo del comportamiento de los clientes dentro de los recintos a través de sensores instalados en los carros o las cestas de la compra. Se trata de la evolución lógica de las tradicionales técnicas de venta utilizadas en este tipo de comercios: colocar próximos productos complementarios (por ejemplo, la leche y las galletas) o situar en lugares de privilegio las ofertas destacadas del momento. Hasta ahora los dueños de los comercios tenían que tomar sus decisiones en base a muy pocas variables como saber qué es lo que más se vende en caja o las horas de mayor afluencia de clientes. Sin embargo, gracias a Proximus es posible hacer seguimiento, entre otras métricas, al recorrido de cada comprador, conocer en qué pasillos se demora más tiempo o apreciar si hay alguna zona donde los usuarios no acceden.

El sistema de Proximus funciona a través de un sensor colocado en los carros que emite una señal de onda corta a través de bluetooth, que es captada por receptores colocados en el techo. Todos los datos recogidos son enviados a la nube y, después, pueden ser consultados a través de un panel de control que muestra las estadísticas de forma sencilla y permite realizar los análisis necesarios. «Es como el Google Analytics, pero para el espacio físico», explicaba Jorge Bueno en una entrevista.

Gracias a esta idea Bueno ha sido reconocido por el MIT como uno de los innovadores menores de 35 años: «su idea requiere mucho conocimiento tanto de hardware como de software. Bueno ha sabido combinar las habilidades para ser emprendedor y establecer su propia empresa», afirma María de Lourdes Velázquez, directora de Telecomunicaciones de la Universidad Autónoma de México y miembro del jurado.

TRANSCRIPCIÓN

Edición: JC Rodríguez Mata | David Giraldo
Texto: José L. Álvarez Cedena


Big Data Tecnología