MUNDO, PREOCUPACIONES GLOBALES

Las cuatro cosas que cada uno debemos hacer para frenar el cambio climático

Las cuatro cosas que cada uno debemos hacer para frenar el cambio climático

Por Azahara Mígel | Noelia Núñez | 31-01-2019

Christiana Figueres

Christiana Figueres

Coordinadora de la Misión 2020. Exsecretaria ejecutiva sobre cambio climático en la ONU

“Todos los días hay buenas noticias, lo que pasa es que la prensa le pone más énfasis a las malas noticias. Pero eso no quiere decir que no estén sucediendo las cosas correctas. La verdad es que si uno busca la información positiva, la encuentras todos los días”, la afirmación de Christiana Figueres no es otra invitación más a echarle la culpa al mensajero. Un recurso muy socorrido cuando los temas son tan complejos que nadie quiere hacerse responsable de ellos.Y en verdad, el tema del que se ocupa esta diplomática costarricense es el más complejo e importante de todos, puesto que ella es la más alta funcionaria de Naciones Unidas para el cambio climático. Obviamente hablar de buenas noticias en un terreno en el que lo que está en juego es nada menos que el futuro de la especie, no es una broma. Y, sin embargo, a pesar de la mala pinta que tienen los titulares más tenebrosos y las complicaciones de la geopolítica, Figueres no está sola en esta pequeña mirada esperanzadora. El pasado mes de diciembre, Bloomberg publicaba un artículo titulado “Algunas pequeñas buenas noticias sobre el cambio climático” y señalaba que era importante destacar que “Diecinueve países, incluidos los los Estados Unidos y Gran Bretaña han experimentado una década de crecimiento económico y menores emisiones de dióxido de carbono. La capacidad de energía renovable se encuentra en un nivel récord y la quema de carbón podría haber alcanzado su punto máximo”.

Por supuesto, que haya algunas buenas noticias, no significa que esté todo el trabajo hecho. En realidad, apenas hemos comenzado. Y Figueres es consciente de ello: “nosotros no vamos a solucionar el cambio climático. El acuerdo de París lo que busca es eliminar la franja de mayor peligro”. Sabemos, porque los científicos no dejan de alertar sobre ello, que ya hay algunas consecuencias irreversibles, y también que en los próximos años veremos alteradas las temperaturas o los ciclos hidrológicos del planeta. Pero los más optimistas creen que estamos a tiempo de paliar los efectos más terribles, cambiando una tendencia negativa.

En un documento de Naciones Unidas Figueres aseguraba que no debe desdeñarse la importancia de lo que se está haciendo desde distintas instituciones: “Esta es la primera vez en la historia de la humanidad que estamos creando nosotros mismos la tarea de, intencionadamente, y en un plazo de tiempo determinado, cambiar el modelo de desarrollo económico que ha reinado, al menos, durante 150 años, o lo que es lo mismo, desde la revolución industrial. Eso no va a suceder de la noche a la mañana y no va a ocurrir en una sola conferencia sobre cambio climático”. Por eso nos anima a todos -gobiernos, empresas, individuos- a ponernos en marcha. Y señala cuatro comportamientos esenciales: dejar de consumir carne, apostar por un transporte eficiente, no invertir nuestros ahorros en industrias o actividades industriales que contaminen, y por últimos ser responsables con nuestro voto y dar la espalda a aquellos políticos que niegan la evidencia del cambio climático. Como luchadora incansable que es, Christiana Figueres se niega a entregarse al pesimismo, pero tampoco es una ingenua y advierte de la importancia de todos nuestros actos porque, en materia de clima, lo seguro es que en los próximos años “la cosa se va a poner peor”.

Edición:  Azahara Mígel | Noelia Núñez | Douglas Belisario
Texto: José L. Álvarez Cedena