PREOCUPACIONES GLOBALES, TECNOLOGíA

Los ‘makers’ que le han declarado la guerra al plástico

Los ‘makers’ que le han declarado la guerra al plástico

Por Pedro García Campos | Noelia Núñez | 22-04-2018

Dave Hakkens

Dave Hakkens

Fundador de Precious Plastic

Hace un par de años el paleobiólogo Jan Zalasiewicz de la universidad de Leicester publicó un estudio en el que planteaba una tesis revolucionaria: afirmaba que el plástico era la prueba evidente de que la Tierra ya ha entrado en el Antropoceno, una nueva era geológica (bautizada así por el premio Nobel de Química Paul Crutzen) en la que el comportamiento humano condiciona irremediablemente el funcionamiento del planeta. Según datos de Greenpeace desde que en los años 50 se empezaron a fabricar los plásticos de forma industrial, hemos producido más de 8.000 millones de toneladas. Si todo ese plástico fuera film transparente habría suficiente como para envolver la Tierra. La imagen debería ser suficientemente poderosa (y desagradable) como para hacernos recapacitar, pero la tendencia -de momento- no apunta a que vaya a ser así. De hecho, se cree que en el 2050 alcanzaremos los 34.000 millones de toneladas, de los cuales sólo el 9% será reciclado y casi el 80% se acumulará, en el mejor de los casos, en vertederos.

Allá donde miremos hay plástico. Forma parte por igual de los paisajes urbanos o rurales. Está en las casas de las ciudades europeas, pero también en las chozas de la más remota tribu amazónica. Hay plástico incluso en mitad del océano Pacífico en la denominada “gran isla de basura”, que no es otra cosa que una gigantesca acumulación de residuos plásticos. Y también lo hay en los estómagos de varias especies de peces y aves marinas, de hecho científicos suecos aseguraron en un estudio reciente que algunnos de estos animales se estaban convirtiendo en adictos al plástico. Las cifras, está claro, son elocuentes. Tenemos un problema. Uno bien grande. Así que cualquier propuesta que se lance para solucionarlo -desde las más modestas a las más ambiciosas- deben ser tenidas en cuenta. Es el caso de Dave Hakkens, diseñador holandés y fundador de Precious Plastic, una comunidad de usuarios presente en todo el mundo cuyo objetivo es “luchar contra la contaminación de los plásticos” según aseguran en su web donde también dicen ser “pobres pero libres”. La filosofía de Precious Plastic está expresada en su manifiesto: “el plástico está hecho para durar siempre, pero diseñado para ser utilizado solo unos pocos minutos. Un increíble desperdicio de potencial. Nosotros consideramos el plástico un material muy valioso”. Pero para darle ese valor es necesario prolongar su vida útil y en Precious Plastic lo hacen siguiendo las premisas del movimiento DIY (Do It Yourself); la comunidad ayuda a todo aquel que que quiera a construir su propia planta de reciclaje en casa creando al tiempo redes locales de intercambio de conocimiento y colaboración. Hakkens cree que en la era de la información todo el mundo es consciente de que existe un problema con el plástico y confía en que “gente normal, gente como yo, se ponga en marcha y comience a hacer algo para solucionarlo”.

Edición: Pedro García Campos | Noelia Núñez | Mikel Aguirrezabalaga
Texto: José L. Álvarez Cedena