ENTRETENIMIENTO

Magia y tecnología: te presentamos a Marco Tempest, el ciberilusionista capaz de competir con Hollywood

Magia y tecnología: te presentamos a Marco Tempest, el ciberilusionista capaz de competir con Hollywood

Por Zuberoa Marcos | 07-09-2015

Marco Tempest

Marco Tempest

Mago virtual y ciberilusionista

El escritor británico Arthur C. Clarke, uno de los autores más relevantes en la historia de la ciencia ficción, formuló en su libro “Hazards of prophecy: the failure of imagination” tres leyes que a su parecer definían el avance de la ciencia. La tercera de ellas decía: “Toda tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Precisamente ilusionismo y tecnología son los dos conceptos que hacen de Marco Tempest uno de los magos más admirados del mundo. Habitual conferenciante en numerosos congresos y encuentros científicos, el francés es, además, miembro del Director Fellow’s del MIT, un programa del Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts que reúne a personalidades de la ciencia, el arte y la cultura para afrontar a través de la creatividad los problemas globales de la sociedad.

Tempest utiliza aplicaciones móviles y ordenadores en sus espectáculos. Una decisión coherente en un mago, puesto que tecnología e ilusionismo siempre han estado unidas: desde la mecánica y los engranajes a las ilusiones ópticas creadas por espejos y el magnetismo, la magia, en su constante búsqueda de lo sorprendente, ha experimentado con los avances tecnológicos de su época. Como el pionero del cinematógrafo e incansable innovador George Méliès -también francés, también ilusionista-, Tempest ve en la magia la posibilidad de contar una historia y en la tecnología la herramienta más eficaz para dotar a su narrativa de verosimilitud. También en la única posibilidad de competir frente a espectáculos como el cine de efectos especiales.

La puesta en escena de Marco Tempest incluye experiencias con realidad aumentada, gaze tracking (control visual de los ordenadores) y números con robots. Él mismo diseña y desarrolla parte del software que utiliza y considera que su trabajo con estas tecnologías puede ser muy útil para la comunidad educativa. Es una forma de transmitir conocimiento propia de un “romántico contador de historias” como se define el propio Tempest, para erigirse así en merecido continuador del legado de su admirado Robert-Houdin, uno de los magos más grandes de todos los tiempos.