DEPORTE, EL PULSÓMETRO, TECNOLOGíA

Olas artificiales de dos metros para surfear en las montañas vascas

Olas artificiales de dos metros para surfear en las montañas vascas

Por Pedro García Campos | 11-08-2019

Maldo

Maldo

Reportero de "El Pulsómetro"

Al teniente coronel Kilgore (interpretado por Robert Duvall) le sobraban huevos para hacer surf en la desembocadura del río Nung y así se lo hace saber, sin camiseta y en mitad de un bombardeo, a los soldados que le rodean. En realidad este loco furioso podría surfear en el mismo infierno, porque no tiene miedo a nada y vive obsesionado con la calidad de las olas incluso en medio de la guerra del Vietnam. La escena de Apocalypse Now (1979) rodada por Francis Ford Coppola en Filipinas es una de las más famosas de la historia del cine y, sin duda, un icono para los apasionados del surf. En los minutos que van desde que Kilgore grita “¡Charlie no hace surf” hasta que lanza su famoso discurso sobre el olor de la victoria tras arrasar una colina, hay una lección de cine con mayúsculas, un canto antibelicista y una declaración de amor a un deporte. Casi nada.

Sin llegar a la obsesión de Kilgore, nuestro reportero Javier Maldonado reconoce que el surf le “cambio la vida”. Por eso es el más adecuado para guiarnos en una visita a las oficinas centrales de Wavegarden en Euskadi, un centro de I+D único en el mundo, desde el que esta empresa española ha conseguido innovar con sus sistemas generadores de olas y lagunas para la práctica del surf. Algo impensable hasta hace apenas unos años (disfrutar de una jornada de surf sin tener que acercarse al mar) es hoy posible gracias a la tecnología patentada de Wavegarden, capaz de generar olas que van desde los 0,5 hasta los 2,4 metros de altura. Una idea que nació en 2005 cuando el ingeniero vasco Josema Odriozola y la economista alemana Karin Frisch fundaron la compañía, y que ya cuenta con dos centros abiertos al público en funcionamiento (uno en Gales y otro en Estados Unidos) además de varios más en proyecto.

Maldo comprueba en este vídeo no solo el nivel de las olas generadas (desde la Waikiki hasta La Bestia) sino también el suyo propio, porque le vemos enfrentarse a un verdadero profesional, Aritz Aranburu, excampeón de Europa de surf. Parece que al final sí que olerá a napalm…

Reportaje y edición:  Pedro García Campos | Douglas Belisario
Texto: José L. Álvarez Cedena