CIENCIA

Raymond McCauley: “Estamos cerca de modificar el código genético de los niños y evitar enfermedades futuras”

Raymond McCauley: “Estamos cerca de modificar el código genético de los niños y evitar enfermedades futuras”

Por Zuberoa Marcos | 15-07-2015

Raymond McCauley

Raymond McCauley

Director de Biotecnología en Singularity University.

Raymond McCauley es el jefe de Biotecnología de Singularity University, una de las instituciones de mayor prestigio mundial en investigación y desarrollo científico, dedicada a la formación de líderes para afrontar los retos de la tecnología. Su visión es clara: la ingeniería genética es hoy en día como el desarrollo de software.

Del análisis del ADN del ser humano no sólo se extrae información para comprender nuestra naturaleza, sino para modificarla a nuestra voluntad. Para McCauley, dentro de poco “podremos manipular el ADN de los niños para eliminar muchos de los riesgos que tienen de sufrir enfermedades a las que están predispuestos genéticamente”. Encerradas dentro de nuestra secuencia genética hay dos o tres “historias de terror” que no solo podemos localizar, sino corregir.

McCauley es uno de los mayores exponentes del biohacking, movimiento que tiene como objetivo acercar la ciencia a los ciudadanos. Al igual que los hackers tradicionales, su objetivo es acceder a la información de un sistema y manipularlo para mejorarlo. A diferencia de los primeros, los biohackers realizan su trabajo sobre organismos vivos: analizan cómo funcionamos por dentro y persiguen mejorarnos gracias a herramientas tecnológicas al alcance de todos.

Para McCauley, todos llevaremos dispositivos dentro del cuerpo, con biosensores capaces de comunicarse con nuestro teléfono móvil para enviarle datos sobre el nivel de azúcar en sangre o para medir el ritmo cardiaco y controlar el riesgo de sufrir una cardiopatía. Para demostrarlo, practica con su propio cuerpo: en su mano tiene implantado un chip que monitoriza sus constantes: “ya llevamos muchos dispositivos encima; ahora sólo queda que los llevemos dentro”.