CINE

Un blog, un libro a un dólar… y taquillazo en Hollywood: la historia detrás de ‘The Martian’

Un blog, un libro a un dólar… y taquillazo en Hollywood: la historia detrás de ‘The Martian’

Por Zuberoa Marcos | 15-10-2015

Andy Weir

Andy Weir

Autor de la novela 'The Martian'

En ese cajón de sastre repleto de aforismos y chascarrillos que es Twitter, Rachel Appel, una empleada de Microsoft, vivió su momento de gloria hace un par de semanas al publicar un acertado comentario: “Desde Salvar al soldado Ryan a Interestelar y Marte, el gobierno ha gastado una cantidad ridícula de dinero para recuperar a Matt Damon”. Esta es probablemente la sinopsis más desmitificadora que alguien haya escrito sobre la carrera de una estrella de Hollywood, pero no por ello menos cierta. Damon es el protagonista de The Martian (Marte), la nueva película de Ridley Scott, quien regresa a la ciencia ficción después de sus coqueteos bíblicos, y promete convertirse en uno de los títulos más taquilleros de la temporada.

El primer responsable de este éxito es Andy Weir, un ingeniero de software que jamás soñó con la gloria literaria pero cuya primera novela (El marciano) alcanzó el puesto doce de la lista de bestsellers del New York Times después de haber arrasado en Amazon. Weir es la viva imagen –tan magnificada en el showbusiness americano- del hombre que alcanza el éxito gracias al talento. Un tipo que con un ordenador portátil, mucha imaginación y las toneladas de datos que sólo un friki de la carrera espacial puede acumular, es capaz de conseguir que su historia llegue a todo el mundo.

El Planeta Rojo está de moda. A las noticias que llegan casi cada día gracias a los descubrimientos de la NASA se le suma la famosa misión “Mars One”, proyecto de una fundación holandesa que pretende enviar dentro de diez años, y sin posibilidad de retorno, a cuatro seres humanos a Marte. La idea sedujo a más de 200.000 personas que se presentaron voluntarias para el proceso de selección, a pesar de que investigadores del MIT han advertido que estos primeros colonos no vivirían más de 68 días en su destino. Una posibilidad, la de morir en otro planeta, que no contempla Andy Weir puesto que, aunque cree que llegaremos a pisar suelo marciano en unos años, él lo tiene claro: “jamás viajaría al espacio”. Para eso ya está su novela.