DEPORTE, TECNOLOGíA

Thermohuman: medir el calor del cuerpo del deportista para combatir lesiones

Thermohuman: medir el calor del cuerpo del deportista para combatir lesiones

Por Azahara Mígel | 18-11-2018

Ismael Fernández

Ismael Fernández

Cofundador de Thermohuman

Gareth Bale sigue siendo uno de los fichajes más caros de la historia del fútbol. Aunque los 100 millones de euros que el Real Madrid pagó al Tottenham se antojan hoy asequibles frente a los 222 que costó Neymar o los 145 de Mbapé (ambos pagados por el París St Germain), el galés sigue estando en el top cinco de traspasos que más dinero han costado. Incluso en un negocio que mueve cifras tan escandalosas como el fútbol, el precio es, claro, relativo. Hay quien considera que Bale, con sus goles en las finales de Champions y su capacidad para atraer patrocinadores, ha sido una buena inversión. Y también quien piensa que un jugador tan propenso a las lesiones (se ha perdido casi 80 partidos por esta causa en seis temporadas) nunca resulta rentable. Se piense una u otra cosa, lo cierto es que los jugadores de las grandes ligas no solo son deportistas de primer nivel, son también ambiciosas apuestas económicas y como tales los clubes están dispuestos a incorporar el mayor número de elementos para minimizar los factores de riesgo que puedan hacer peligrar el dinero invertido. Uno de estos factores, como en el caso de Gareth Bale, es evidentemente el riesgo de lesiones. Resulta, sin embargo, llamativo el contraste entre los presupuestos que se manejan en jugadores, entrenadores y resto de cuerpo técnico, y lo poco que se destina a recursos tecnológicos que pueden ayudar a evitar lesiones. Una constante que, sin embargo, está a comenzando a cambiar.

Una de las técnicas que pueden ayudar a combatir lesiones y por lo tanto a mejorar el rendimiento deportivo es la termografía, que consiste en el análisis de las imágenes de distintas partes del cuerpo para detectar diferencias de temperatura en los músculos que entran en juego. De esta forma se pueden prevenir sobrecargas y lesiones. Una de las compañías punteras en esta nueva tecnología es la española ThermoHuman, proyecto que nació en la universidad Politécnica de Madrid en 2015. Con su tecnología el análisis del deportista se realiza de forma automática mediante un algoritmo de visión artificial que detecta 80 regiones musculares del cuerpo, y con un software que se encarga de la gestión de todos los datos. Dicha tecnología permite que con una fotografía se pueda establecer un entrenamiento adecuado a las necesidades de cada músculo, en función de la alteración térmica. En la actualidad ThemoHuman trabaja con entidades del prestigio internacional del Atlético de Madrid, el Villareal, el PSG, el Fluminense o la selección mexicana de baloncesto, entre otros. Ismael Fernández, uno de los fundadores de la compañía, piensa que su idea ofrece grandes ventajas en el análisis de lesiones respecto a otras porque “en primer lugar se trata de una tecnología rápida porque al final es la toma de una imagen, como tomar una fotografía; no es invasiva porque no estamos emitiendo ninguna radiación, al contrario, lo que hacemos es captar la radiación que emite el cuerpo; y, esto es muy importante, la termografía al final es una imagen que tiene dos capas: una la visible que son los colores que vemos y otra que es una capa de información con los datos numéricos, las temperaturas, y eso nos permite cuantificar y comparar”.

Aunque actualmente la tecnología que utiliza ThermoHuman no es asequible para la gran mayoría de usuarios, Ismael Fernández cree que muy pronto estará extendida: “Es bastante probable que en cinco o diez años todos tengamos una cámara termográfica en nuestro móvil, Podremos hacer infinidad de cosas. Algunas se hacen ya, como enfocar a la ventana de casa para ver si pierde temperatura, pero también podremos enfocarnos a nosotros para saber si nuestras rodillas están bien después de hacer hecho deporte ayer o si tengo algún tipo de aspecto que me pueda adelantar información sobre mi estado físico que me pueda adelantar incluso antes de que yo lo sienta”.

Edición:  Azahara Mígel | Ainara Nieves
Texto: José L. Álvarez Cedena