ENTRETENIMIENTO

Oren Jacob te enseña Toy Talk: el sueño infantil de hablar con los juguetes

Oren Jacob te enseña Toy Talk: el sueño infantil de hablar con los juguetes

Por Zuberoa Marcos | 27-07-2015

Oren Jacob

Oren Jacob

CEO de Toy Talk, ex director técnico de Pixar

Cualquiera que haya tenido la paciencia suficiente como para sentarse a hablar con un niño -hablar de verdad, no únicamente responder con monosílabos o repetir como un eco sus mismas palabras mientras se mira “Sálvame”- habrá podido comprobar que son grandes creadores de lenguaje. Y también que, en ocasiones, seguir el flujo de su conversación es complejo porque hacen un uso peculiar de la sintaxis y las construcciones gramaticales. Si para un adulto entender a un niño puede ser complicado, para un software (este sí, de paciencia infinita pero empatía igual a cero) se antoja casi imposible. Y, sin embargo, el futuro de Internet pasa por la posibilidad de comunicarnos a través de la voz con los aparatos que nos rodean, del ordenador a la televisión o la nevera, de ahí que conquistar la complicidad de los adultos del mañana con respecto a esta tecnología es esencial.

Oren Jacob se dio cuenta de ello el día en que su hija de siete años le pidió el móvil para llamar a una de sus muñecas y tuvo que confesar que, lamentablemente, su juguete no sería capaz de mantener una conversación con ella… a no ser que él inventara algo para hacer posible esa magia. Poco después, amparado en sus 20 años de experiencia en Pixar, los últimos como director de tecnología, fundaba Toy Talk, compañía dedicada a conseguir que los niños, mediante una plataforma de reconocimiento de voz, puedan hablar con distintos personajes a través del ordenador, una televisión conectada, el smartphone o la tablet. Lo más asombroso del proyecto impulsado por Jacob no es sólo que su software sea capaz de descifrar lo que los niños quieren decir, sino que las respuestas que reciben les permitan mantener largas conversaciones con los personajes. Todas estas conversaciones son almacenadas en la nube y analizadas diariamente por un equipo de guionistas que elabora las respuestas. De esta forma los personajes aprenden constantemente a través de su interactuación con los niños y enriquecen las posibilidades del intercambio. A través del juego los niños incorporan nuevas palabras a su vocabulario, se enfrentan a debates y resuelven dudas.

Gracias a un emprendedor como Jacob el sueño de Geppetto está a la vuelta de la esquina. Aunque los muñecos del futuro, en lugar de esperar un hada que los dé la vida como el personaje de Collodi, estarán animados por un corazón de silicio.