DEPORTE, EL PULSÓMETRO, TECNOLOGíA

Un entrenador de tenis en el mango de tu raqueta

Un entrenador de tenis en el mango de tu raqueta

Por Maldo | Pedro García Campos | 23-01-2020

Maldo

Maldo

Reportero de "El Pulsómetro"

En la primera página de Open, la autobiografía de Andre Agassi y uno de los mejores libros que se hayan escrito jamás sobre deporte, el tenista estadounidense escribe: “Soy un hombre joven, relativamente hablando. Tengo 36. Pero me levanto como si tuviera 96. Después de tres décadas de esprintar y parar en un centavo, saltar alto y tirarme al suelo, ya no siento mi cuerpo como mi cuerpo, especialmente por las mañanas. Consecuentemente mi mente no se siente como mi mente (…) Juego al tenis como modo de vida, aunque odio el tenis. Lo odio con una pasión oscura y secreta, y siempre ha sido así”. La descripción que hace el ganador de ocho torneos de Grand Slam y uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, ilustra a la perfección el nivel de exigencia y la obsesión que genera el tenis entre quienes lo practican. Obviamente no todos lo odian con la intensidad de Agassi, obligado por su padre desde muy niño a golpear miles y miles de pelotas en la cancha de su casa. Pero quien haya empuñado una raqueta con la intención de jugar decentemente, sabrá de los enfados, las horas peloteando, las repeticiones de movimientos y hasta los golpes aparecidos en sueños para seguir martirizándoles. Por eso no es extraño que el tenis haya sido desde siempre uno de los deportes que con más aceptación haya incluido la tecnología en su práctica. Lo hizo desde muy pronto para mejorar los materiales de las raquetas y las pelotas, para hacer más justas las decisiones de los árbitros o para optimizar el diseño de la ropa y el calzado de los tenistas.

Uno de los nuevos dispositivos que están ayudando a los tenistas (profesionales y aficionados) a mejorar en su rendimiento sobre el campo es el Zepp Tennis Sensor. Se trata de un sensor que se acopla en la raqueta y va registrando los movimientos de la misma, acumulando datos sobre la velocidad, los giros, la posición o la superficie con la que se golpea la bola. Todos estos datos son enviados a una aplicación móvil que los analiza en tiempo real y ofrece estadísticas y consejos para mejorar el rendimiento. Para saber cómo funciona y probar su efectividad, Maldo, nuestro especialista en deportes, ha ido a visitar a Sergio Casal, todo un campeón de Roland Garros y el US Open (haciendo pareja con Emilio Sánchez Vicario), y se ha atrevido a retarle a un par de juegos.

Edición: Pedro García Campos | David Giraldo
Texto: José L. Álvarez Cedena