CREATIVIDAD, MúSICA, TECNOLOGíA

Viva Suecia hace otro “milagro” con un puñado de iPads

Viva Suecia hace otro “milagro” con un puñado de iPads

Por Maruxa Ruiz del Árbol | 20-11-2019

Natalia Sprenger

Natalia Sprenger

Reportera El Futuro es Apasionante

El 4 de noviembre de 2018 los miembros de Viva Suecia, por entonces un grupo emergente del indie español, se despertaron en Colombia. Era su primera visita para actuar en el país latinoamericano. Un broche excelente a un año intenso, en el que no pararon de tocar por toda España, llenando salas cada vez más grandes. Pero aquella mañana les despertaron con una de esas noticias que pueden hacer la diferencia para el resto de una carrera: los murcianos acababan de ganar el premio a mejor artista local en los MTV EMAS, los galardones más prestigiosos en la música europea. Palabras mayores, sobre todo teniendo en cuenta que una de las candidatas era un huracán llamado Rosalía. Rafa Val, el cantante de Viva Suecia, en un vídeo que publicaron en su perfil de Twitter decía: “Nos hemos despertado en Medellín con esta noticia increíble y no sé qué podemos decir; estamos flipando”.

En realidad flipar ha sido una constante en el grupo desde que se formaron en 2014. Porque no han dejado de acumular elogios, buenas críticas y carteles de “entradas agotadas” por las ciudades que han pasado. En octubre de 2019 publicaron su nuevo trabajo, al que han titulado ‘El Milagro’, porque eso es lo que ellos piensan que están viviendo, y se han vuelto a embarcar en una gira en la que derrocharán energía y consumirán tal vez más kilómetros de los recomendables. Lo milagroso, sin embargo, es que Rafa Val, Alberto Cantúa, Jess Fabric y Fernando Campillo mantengan la misma humildad que cuando arrancaron con el proyecto. Y también que se presten al experimento que les propone Natalia Sprenger: interpretar el primer single del nuevo disco, titulado como el LP, con varios iPads en lugar de con los instrumentos habituales. El guitarrista Alberto Cantúa, reconoce la versatilidad de la app y las posibilidades que abre a los músicos, pero considera que, hoy por hoy, el componente humano otorga una emoción y “un toque de imperfección que hace las cosas más bonitas”. Por su parte Jess Fabric, bajo, asegura que lo mejor de este tipo de aplicaciones es que “cualquiera que no tenga demasiados conocimientos musicales y sin demasiados ensayos, echando un ratito en casa, ya puede hacer algo de música”. El talento, dice Fabric, se pone así por encima de la técnica.

Entrevista y edición: Natalia Sprenger | Maruxa Ruiz del Árbol | Cris López
Texto: José L. Álvarez Cedena