ASTRONOMíA

Volver a Luna, viajar a Marte, colonizar otros planetas… escucha las historias de los astronautas españoles

Volver a Luna, viajar a Marte, colonizar otros planetas… escucha las historias de los astronautas españoles

Por Zuberoa Marcos | 25-12-2015

Pedro Duque y Miguel López-Alegría

Pedro Duque y Miguel López-Alegría

Astronautas

Todos los niños han soñado alguna vez con ser astronautas. Pero durante muchos años en nuestro país tuvimos que conformarnos con Toni Leblanc -palillo en la boca y acodado en la barra de un bar frente a una caña de cerveza-, afirmando chulesco que con unas cuantas perras en España éramos capaces de poner un cohete en la Luna. El casticismo socarrón que destilaba “El astronauta” (dirigida en 1970 por Javier Aguirre Fernández) representaba a un tiempo la impotencia de un país sumido en la grisura obligada por una larga dictadura y una cierta ambición por superar muchos complejos. Después llegaron Michael (Miguel) López-Alegría y Pedro Duque y así tuvimos astronautas de verdad; ejemplos -ahora sí- que los niños españoles entendían cuando contaba sus paseos por el espacio.

López-Alegría y Duque están convencidos de que en los próximos años volveremos a la Luna y que terminaremos colonizando no solo nuestro satélite, sino probablemente otros planetas. Si no hemos regresado desde la última misión del Apolo en 1972 es, simplemente, porque los presupuestos y los intereses de la investigación espacial estaban puestos en otros lugares. Ahora, en cambio, los lunáticos están de enhorabuena. Hay proyectos para regresar porque allí podemos encontrar materias primas que serían de gran utilidad en nuestro planeta como, por ejemplo, el isótopo 3 del helio (inexistente en la Tierra). Se trata, explica Pedro Duque, de una sustancia que en una cantidad muy pequeña es capaz de convertirse en una extraordinaria fuente de energía no contaminante.

Miguel López-Alegría y Pedro Duque forman parte del reducido grupo de personas -tan sólo 540 en toda la historia de la humanidad- que han podido ver la Tierra desde el espacio, lo que se denomina “overview effect”. Una emoción positiva que el cosmonauta ruso Sergei Krikalev, el segundo hombre que más tiempo ha pasado en el espacio (803 días), definió con una sola frase: “lo que no se ve desde allá arriba son las fronteras”. Un sentimiento de fraternidad por la especie que, sin duda, será imprescindible si queremos afrontar los enormes retos que nos aguardan en el futuro.